En algún lugar de París, en un bonito edificio alejado del bullicio y del ajetreo de la ciudad, encaramado en un séptimo piso, sin ascensor, al final de un largo y estrecho pasillo…

antes

Encontraron este espacio…

¡De tan solo 8 metros cuadrados!

El desafío parecía imposible de superar, pero presentaron la siguiente idea:

proyecto

Y este es el resultado:

Tras la pared funcional, una estantería que forma una escalera.
Dicha escalera es el cómodo acceso a la cama que queda esondida arriba.

paris1

La siguiente puerta es un armario.
Tiene un estante adicional para las cosas necesarias en el día a día.

A continuación se despliega una mesa para dos personas con dos sillas.

paris3

Tras la siguiente puerta aparece una pequeña librería.
Debajo de ésta se guarda una caldera para agua caliente.

El baño también está escondido. Pero está totalmente equipado.

paris5

La gran ventana lateral aporta importante luminosidad al espacio. Bajo ella queda la pequeña cocina.

La encimera cubre la nevera, el micro y la zona de cocción.
Un estante plegable cubre el fregadero y amplía la encimera.

paris6

Multitud de formas de aprovechar el espacio son posibles dependiendo de las distintas necesidades.

He aquí la prueba de que un espacio pequeño no es un espacio pobre.